Para qué sirve el Clotrimazol

0
176
Clotrimazol
Clotrimazol

El clotrimazol es un medicamento imidazólico sintético cuyo mecanismo de acción ocasiona la inhibición del crecimiento de bacterias y hongos.

Enfermedades tratadas con Clotrimazol

Se indica para tratar afecciones como candidiasis vaginal, tiña, dermatitis (intertrigo, dermatitis causada por el pañal), paroniquia, micosis y pitiriasis versicolor.

Tiña

La tiña es una enfermedad altamente infecciosa causada por un hongo.  Se va favorecida por los climas calurosos y húmedos, presentándose mayoritariamente en caso de personas con malos hábitos higiénicos, que sufren sudoración excesiva o que están en contacto físico directo con otras personas. Se presenta en forma de una erupción que puede causar escozor.

Intertrigo

Es un tipo de dermatitis causada por la fricción de la piel contra ella misma junto con una infección causada por un hongo o una bacteria. Suele ocurrir en lugares donde se presenta rozamiento continuo de la piel, como las axilas, la región submamaria y la ingle. El clima cálido puede potenciar el padecimiento por lo que hay ciertas condiciones que favorecen su aparición como la obesidad, el sedentarismo, el uso de prendas apretadas y tejidos sintéticos, así como la diabetes, incontinencia, el embarazo, la malnutrición y el tratamiento prolongado con corticoides. Presenta síntomas como enrojecimiento, erupciones y ardor

Paroniquia

La paroniquia es una infección, provocada generalmente por estafilococos, en la piel que rodea a las uñas. Puede deberse a una lesión resultado de una manicura, de un accidente, por comerse las uñas, uñas encarnadas o la presencia de un cuerpo extraño. También es una afección común en personas con diabetes. Se presenta como una inflamación dolorosa a veces con pus.

Pitiriasis versicolor

La pitiriasis versicolor (llamada también tiña versicolor) es una afección ocasionada por un hongo. Se caracteriza por presentar manchas finamente escamozas de color pálido. Este padecimiento es más frecuente en climas cálidos y húmedos

Posología – Cómo tomar Clotrimazol

El clotrimazol se puede encontrar en forma de crema, loción o solución para utilizarse directamente en la piel, así como en tabletas para ser administrada por vía oral y óvulos o crema para administrarse por vía vaginal. La dosis y frecuencia del tratamiento dependerá del padecimiento. En general para aplicaciones tópicas o vaginales, se indica de 2 a 3 veces al día, durante 2 a 4  semanas. En el caso de las tabletas debe tomarse 5 veces al día por 2 semanas.

Contraindicaciones del Clotrimazol

EL clotrimazol está contraindicado en caso de presentar sensibilidad al medicamento o a sus componentes. No está indicado su uso durante el primer trimestre del embarazo. No se han reportado efectos adversos de su uso durante la lactancia, pero como todo medicamento, debe ser tomado con precaución durante la misma. Se aconseja no mantener relaciones sexuales en caso de encontrarse bajo tratamiento con este fármaco por vía vaginal, ya que puede inutilizar a los dispositivos anticonceptivos (como los condoneso soluciones espermaticidas).  Debe evitarse el  contacto con los ojos. Es necesario tomar precauciones en caso de prescribir este fármaco a pacientes que sufran de diabetes o que estén bajo tratamiento de quimioterapia.

Efectos Secundarios

De manera poco frecuente se han descrito ciertas reacciones adversas al uso de este fármaco. Entre ellas están irritación, escozor, ardor, inflamación y descamación de la piel. En casos aislados se han reportado reacciones alérgicas.

 

Dejar respuesta