¿Para qué sirve el salvado de avena?

0
294
Propiedades y beneficios del Salvado de Avena

¿Qué es el salvado de avena?

Este subproducto de la avena es utilizado como un suplemento alimenticio debido a sus propiedades nutricionales y medicinales. Es utilizado para controlar el peso, el colesterol y muchos otros problemas físicos que podemos padecer.

Conocido como oat bran en ingles, es el producto que queda luego de refinar la avena, contiene cáscara de avena y algunas partes del grano.

El salvado no es más que las capas externas del grano de avena, es decir el pericarpio conformado por:

  • Epicarpio
  • Mesocarpio
  • Endocarpio

Que contienen fibras y minerales. También encontramos la testa que es una capa rica en enzimas y vitaminas y la aleurona, que es una capa rica en grasas y proteínas.

Este cereal contiene partes del grano o endosperma, esta es la parte que aporta los hidratos de carbono.

Al provenir de la refinación de la avena, el salvado contiene mucha más fibra que la avena y muchos menos carbohidratos.

La avena pierde la mayoría de sus vitaminas y minerales durante el proceso de refinado. Estos nutrientes los obtenemos al consumir el salvado.

Composición nutricional del salvado de avena

El salvado de avena aporta los siguientes nutrientes por 100 g:

Energía 246 kcal
Agua  6,55 g
Fibras 15,4 g
Grasa 7,03 g
Hidratos de carbono 66,22 g
Proteína 17,3 g
Minerales
Zinc 3,11 mg
Sodio 4 mg
Potasio 566 mg
Manganeso 5,63 mg
Magnesio 235 mg
Hierro 5,41 mg
Fósforo 734 mg
Cobre 0,403 mg
Calcio 58 mg
Vitaminas
Vitamina E 1,71 mg
Vitamina B6 0,166 mg
Vitamina B3 0,93 mg
Vitamina B2 0,22 mg
Vitamina B1 1,17 mg
Ácido fólico 52 mcg

 

Beneficios del salvado de avena

Al consumir salvado de avena obtenemos los siguientes beneficios:

Adelgazar

Este producto es utilizado en dietas para perder peso porque la fibra soluble que contiene absorbe el agua y aporta una sensación de saciedad rápida que impide que sigamos comiendo.

Al disminuir nuestra ingesta de alimentos sin aportar calorías ni grasa en exceso el salvado nos ayuda a soportar una dieta hipocalórica sin sentir hambre.

Contiene avenina, una sustancia con propiedades sedantes adecuadas para personas que sufren de ansiedad y estrés. Esto es adecuado para aquellas personas que comen por ansiedad.

El salvado era una sustancia muy valorada en la dieta dukan, luego de su fama en esta dieta fue utilizado en otras dietas para perder peso.

Disminuir los niveles de colesterol LDL

Al ser rico en fibras solubles o betaglucanos, el salvado absorbe el colesterol que se encuentra en el intestino antes que sea absorbido por el mismo y llevado a la sangre. De esta forma facilita su expulsión a través de las heces.

Según estudios, aquellas personas que consumen suplementos de salvados presentan un menor nivel de colesterol en la sangre.

Esta capacidad es beneficiosa para las personas con obesidad, colesterol alto y piedras en la vesícula.

Para la nutrición

Cuenta con una composición equilibrada que aporta muchas más proteínas y menos hidratos de carbono. Por lo que es ideal para equilibrar la dieta diaria de una persona.

Para el estreñimiento

La fibra soluble ablanda las heces y estimula el movimiento intestinal. De esta forma las heces son expulsadas con mayor frecuencia y facilidad.

El estreñimiento es un problema común en países occidentales por la costumbre de eliminar las cáscaras y el salvado de los cereales, estos son los que le aportan la fibra soluble a los mismos.

Hemorroides

Son producidas por aumento de presión sobre las venas que se encuentran en el recto. Esto sucede cuando las evacuaciones se vuelven dificultosas, la presión que se ejerce en el recto a la hora de ir al baño provoca la aparición de las hemorroides, esto es una consecuencia directa del estreñimiento.

Al incrementar el consumo de fibra facilitaremos la expulsión de las heces.

Diverticulitis

Una dieta alta en fibras solubles previene enfermedades digestivas como la diverticulitis.

Prevenir el cáncer

El salvado de avena absorbe grandes cantidades de toxinas que serán expulsadas al exterior. Según estudios, las personas que consumen a diario reducen sus probabilidades de sufrir cáncer de colon, de mama, de próstata y de útero.

Para la diabetes

Los betaglucanos absorben la azúcar del intestino regulando la cantidad que llegará a la sangre. Esta propiedad del salvado de avena es adecuada para controlar los niveles de azúcar en la diabetes tipo II.

Sin embargo se debe ser cuidadoso con su consumo ya que contiene más hidratos de carbono que otros cereales. Y media cucharada aporta la mitad de la ración diaria recomendada.

Precauciones

No es un alimento como tal sino un suplemento, por lo que debe ser consumido con mucha prudencia, consumiendo las cantidades adecuadas de salvado de trigo según nuestra condición física y nivel de actividad.

Si consumimos más salvado de avena que el recomendado desarrollaremos problemas de salud como:

  • Hinchazón abdominal.
  • Diarrea.
  • Flatulencia.
  • Oclusiones intestinales.

Para prevenir estos efectos debemos consumir mucha agua junto con el salvado.

¿Cómo tomar el salvado de avena?

Se puede consumir pulverizado o en comprimidos. Puedes adquirirlo donde venden otros tipos de salvado como el de trigo o arroz.

Al no tener sabor puede ser mezclado con jugos naturales, tortas, leche, batidos, yogurt, crees, patatas, arroz y ensaladas.

Lo más recomendable es consumirlo con un vaso de jugo o de agua para prevenir la formación de obstrucciones intestinales.

Cantidad recomendada al día

Si deseas prevenir el estreñimiento, reducir el colesterol y las hemorroides puedes tomar una cucharada unas tres veces al día.

Debes consultar a un nutricionista, nutriólogo o dietista, te dirán cual es la cantidad que debes consumir de acuerdo a tus necesidades. Por ejemplo, hay algunas personas consumen seis veces más la cantidad recomendada por problemas de estreñimiento.

Debes tomar en cuenta que los efectos del salvado serán mayores, cuanto mayor sea el tamaño de los fragmentos que lo componen. Observa detenidamente el salvado al momento de comprarlo.

Puedes iniciar su consumo con una dosis reducida e irla incrementando semanalmente para darle tiempo a tu organismo a acostumbrarse.

Dejar respuesta