Omeprazol ¿Para qué sirve?

0
501
Omeprazol - Síntomas

El omeprazol forma parte de la primera generación de medicamentos formulados para el tratamiento de úlceras pépticas (gástricas o duodenales).

Úlceras gástricas o duodenales

Estas úlceras pueden ser ocasionadas por el consumo excesivo de alcohol, el uso frecuente de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y el tabaquismo, aunque la causa más común es una infección estomacal debida a una bacteria llamada Helicobacter Pylori (H. Pylori).

Una característica notoria de las úlceras pépticas es la sensación de hambre y vacío en el estómago pocas horas después de haber comido. El reflujo gastroesofágico se presenta como quemazón en el tracto digestivo superior, regurgitación ácida y, en algunos casos, dificultad para tragar.

Reflujo gastroesofáfico y Síndrome Zollinger-Ellison

También se indica omeprazol en casos de reflujo gastroesofágico y el Síndrome Zollinger-Ellison (enfermedad causada por un tumor, localizado generalmente en el páncreas, que incrementa la secreción de ácido estomacal).

Tanto las úlceras pépticas como el Síndrome de Zollinger-Ellison se manifiestan con dolor o molestia abdominal, acidez, diarrea y/o vómito (en algunos casos con sangre).

Posología

El omeprazol se presenta generalmente en cápsulas de liberación retardada, que deben ser administradas por via oral, una vez al día, preferiblemente en las mañanas y al menos 1 hora antes de las comidas. No debe suspenderse el tratamiento aunque se presenten mejorías, ya que la remisión de los síntomas no excluye la posibilidad de una enfermedad gástrica más severa.

Contraindicaciones del Omeprazol

Este medicamento modifica el grado de acidez del estómago (su pH) a través de la inhibición reversible de la segregación del ácido estomacal,  por lo que el alivio de los síntomas ocurre de manera rápida y efectiva, obteniéndose un máximo efecto en los primeros 4 días de tratamiento. Deben tomarse precauciones en caso de que al paciente se le hayan prescrito fármacos para otras afecciones, pues la variación en el pH del estómago puede alterar la absorción de ciertos medicamentos (como el ketoconazol o la vitamina B12) o prolongar la eliminación de drogas como diazepam, fenitoína y warfarina. En este caso es importante controlar los niveles de los mismos en plasma.

Aunque no existen estudios que demuestren que este medicamento puede tener efectos sobre el feto, se sugiere que no sea administrado durante el embarazo o la lactancia, a no ser que sea imprescindible según el criterio médico.

Esta contraindicado en caso de presentar hipersensibilidad al omeprazol o a alguno de sus excipientes.

Las autoridades sanitarias desaconsejan su uso prolongado pues puede causar alteraciones en los niveles de magnesio en sangre (Hipomagnesemia), ocasionando arritmia, espasmos musculares y convulsiones, sobre todo si se trata de pacientes medicados por afecciones cardíacas. Existe adicionalmente un riesgo mayor de fractura de muñecas, columna vertebral y cadera, sobre todo si se administra en dosis elevadas. También existe riesgo de padecer debilitamiento del revestimiento del estómago, agravando los síntomas.

Efectos Secundarios

El omeprazol suele ser bien tolerado por los pacientes, aunque en raros casos puede provocar reacciones adversas, como efectos sobre el sistema nervioso central y periférico (cefaleas), sobre el sistema gastrointestinal (nauseas,  vómitos, diarrea y flatulencias) y en menor frecuencia a nivel hepático (aumento de enzimas hepáticas) y dermatológico (erupciones o urticaria). Tampoco se recomienda su uso en niños, en vista de que no se cuenta con datos suficientes que garanticen su inocuidad.

Dejar respuesta