Muelas del juicio – 6 Remedios para el dolor

0
761
Dolor de las muelas del juicio

Las muelas del juicio sirven, como todos los dientes, para masticar nuestra comida e iniciar el proceso de digestión. En tiempos remotos, a inicios de la especie humana, estos cuatro dientes extras servían para masticar mejor el follaje y las hierbas que eran nuestro alimento en esos días, la celulosa vegetal es difícil de digerir, por lo tanto, requería de un buen proceso de triturado para poder ser aprovechada en nuestro intestino. Las muelas del juicio son, como el apéndice, un vestigio de nuestro pasado herbívoro.

Las muelas del juicio salen a la edad de 20 años aproximadamente, o después, pudiendo causar dolor y molestias en el resto de nuestra dentadura. Cuando las molestias y el daño a nuestra dentadura puedan ser graves, entonces será necesaria una extracción.

La aparición de las mueles del juicio están ligadas a los genes, en países como Tanzania, solo el 0,2% de la población sufre de este problema mientras que el 100% de los indígenas mexicanos tienen muelas del juicio.

¿Qué son las muelas del juicio?

Dolor en muelas del juicio

Son los terceros molares, se denominan cordales y aparecen entre los 17 y 20 años de edad (incluso después), lo que les otorga ese título de “muela del juicio” ya que se supone que a esa edad la persona tiene un juicio más desarrollado que en la etapa de su adolescencia.

Existen cuatro cordales o muelas del juicio, dos abajo en cada lado de la boca y dos arriba, en similar posición. Se ubican al final y muchas veces no cuentan con espacio suficiente para salir, pues nuestra mandíbula ha recortado su tamaño con la evolución y el pasar de los años.

Las muelas del juicio varían mucho su anatomía, algunas pueden salir con una raíz y hasta cuatro, pueden tener de 1 a 6 conductos y estos pueden tener una forma de “C”. El sentido en el que salen puede variar también, algunas salen inclinadas, lo que altera la posición de los demás dientes, otras salen hacia dentro, hacia la lengua. Cualquiera de estas posturas implica una extracción de la cordal, pues pone en peligro la integridad del resto de la dentadura.

Síntomas y problemas que pueden generar las muelas del juicio

Cuando las cordales empiezan a ocasionar problemas es momento de extraerlas, algunos de estos síntomas que indican algún problema son:

  • Abcesos.
  • Infecciones.
  • Mala posición.
  • Dolor excesivo.

Cuando las cordales están saliendo podemos sentir algo de dolor en la cara, la encía y hasta en los oídos, esto puede ser muy molesto y por si solo es causa suficiente para extraer las cordales. Algunas personas incluso presentan fiebre cuando las cordales están a punto de salir, pues tienden a provocar una infección menor en los tejidos.

Otro síntoma de la aparición de las cordales es una encía inflamada.

En caso que hayamos logrado superar todos los inconvenientes que provoca la salida de las cordales, entonces debemos extremar nuestros cuidados bucales, estamos acostumbrados a cepillarnos hasta el segundo molar, e incluso algunos cepillos dentales no alcanzan estas muelas, surge entonces otro problema:

Infecciones y caries en las cordales.

Las cordales nacen muy pegadas a los segundos molares, ese espacio no lo podemos alcanzar con el hilo dental, si algo de comida queda incrustada en ese espacio podemos desarrollar una inflamación en la encía y hasta infecciones muy serias.

Las caries son otro problema común en las cordales, debido a su mala higiene desarrollan placa bacteriana y a partir de esa etapa es sólo cuestión de tiempo para que lleguemos a sufrir de caries o de gingivitis.

Como puedes ver, las muelas del juicio sólo causan problemas y no tienen un fin útil.

Remedios y cuidados para el dolor de las muelas del juicio

El remedio más efectivo contra las molestias ocasionadas por las cordales es su extracción. Suena algo aterrador y hasta doloroso, y lo es, pero las molestias desaparecerán y la recuperación es rápida.

La extracción de las cordales las realiza un cirujano maxilofacial o un odontólogo especializado, no puede realizarlas cualquier odontólogo, pues puede afectar nervios delicados de esa zona y dejarnos con secuelas graves. El proceso de extracción es sencillo, puedes optar por que te saquen primero dos muelas y luego las otras dos (cuando te encuentres recuperado de la primera extracción) o puedes ir a por todo y pedir que te saquen las cuatro (es una mejor opción, un solo momento de trauma en tu vida y listo) aunque el cirujano será quien decida eso, basado en tu historia clínica.

La extracción se realiza bajo anestesia local o general, esto depende de tu estado, gustos, capacidad económica y la opinión del cirujano. Dependiendo de la posición de la muela y la complejidad para su acceso pueden llegar a partirla para extraerla más fácilmente.

Gracias a la anestesia no sentirás nada, probablemente sólo algún ruido cuando extraigan la muela, pero nada más. El cirujano colocará unos puntos y te pedirá morder algo de gasa para detener el sangrado.

Los cuidados que debes seguir en casa los indica el médico, puede que te pida seguir una dieta líquida basada en helados, gelatinas y sopas algo tibias. Si los puntos son muy delicados puede que te pida que no hables para evitar que se suelten. El médico te enviará una receta con medicamentos que puedes tomar para aliviar el dolor.

En casa puedes hacer gárgaras de agua con sal o con algún enjuague que ordene el médico, si vas a cepillar tu dientes debes hacerlo con cuidado y evitando limpiar la zona de las muelas.

Remedios caseros para el dolor

Ahora bien, si no deseas pasar por una extracción puedes tratar estos remedios caseros para aliviar el dolor de las muelas del juicio si están saliendo como es debido. También son remedios muy útiles si tienes dolor de encías.

Gárgaras de agua tibia con sal

Limpian la zona y evitan la proliferación de infecciones en la encía. El agua tibia también alivia el dolor.

Gárgaras de clavos de olor

Prepara un té de clavos de olor y has buches y gárgaras con el agua tibia, esto aliviará las molestias.

Aceite de clavos de olor

Cuando salen las muelas del juicio también podemos presentar un problema de mal aliento, el aceite de clavo de olor aplicado con un hisopo sobre la zona afectada resuelve ambos problemas (el dolor en la muela y el mal aliento)

Pasta de ajo, sal y aceite de clavo de olor

Tritura un ajo, agrega aceite de clavo de olor y una pizca de sal. Aplica esta pasa sobre la zona afectada y deja actuar. El ajo tiene propiedades antibióticas y el clavo de olor aliviará el dolor.

Toma analgésicos de venta libre

Compra algún analgésico como paracetamol o acetaminofén y tómalo según la prescripción facultativa.

Aplica calor

Moja una toalla en agua tibia y aplícala a un lado del rostro, repite si es necesario en el otro lado. El calor alivia el dolor.

Si el dolor es muy intenso, no puedes cerrar la boca o no cesa luego que salen las muelas, debes ir donde el especialista de emergencia, una infección en una muela puede extenderse hasta el oído y de allí hasta el cerebro, ocasionando serios problemas y hasta la muerte.

 

Dejar respuesta