Aceite de Onagra – Propiedades y beneficios

0
493
Cápsulas Onagra

¿Para qué sirve?

Este aceite contiene propiedades medicinales y nutricionales muy valoradas por la medicina natural. Es hidratante, enemagogo y antihipertensivo. A lo largo de este artículo conocerás las propiedades y beneficios del aceite de Onagra.

¿Qué es?

El aceite de Onagra proviene de las semillas ubicadas dentro de las flores de una planta conocida como: Oenathera biennis. Esta planta proviene de Norte América, algunas zonas de Europa y Asia. Los nativos americanos siempre se han beneficiado de las propiedades medicinales de esta planta pues la conocen y cultivan desde hace siglos.

Todas las partes de la planta son aprovechables y se pueden consumir.

El aceite de onagra se obtiene gracias a la extrusión al frío de las semillas. Se debe realizar al frío pues someter al calor a estas semillas alteraría sus propiedades.

Propiedades del aceite de onagra

El aceite de onagra debe sus propiedades a su composición:

 

 

Aceites esenciales: Son esenciales porque el organismo no los sintetiza, por lo que debemos suplir su carencia mediante la alimentación.

(AGE) poliinsaturados como el Omega 6.
Ácido linoleico
Ácido α-linoleico (AGL) 10%.
Vitaminas Vitamina C
Minerales Boro
Calcio
Cobre
Fosforo
Hierro
Magnesio
Manganeso
Potasio
Zinc
Aminoácidos Arginina
Fenilalanina
Glicina
Histidina
Leucina
Lisina
Prolina
Fibra

 

El aceite de onagra es:

Enemagogo: Facilita la menstruación y regula el período.

Hipotensivo: Reduce la presión arterial.

Anticoagulante: Facilita el movimiento de la sangre y reduce su espesor.

Antioxidante: Combate el envejecimiento natural.

Beneficios

El aceite de onagra es muy beneficioso para la salud, en particular para la circulación de la sangre, no sólo es anticoagulante sino que reduce la cantidad de colesterol LDL, alivia las várices y hemorroides.  En el caso de los hombres al mejorar la circulación también se controla la impotencia.

  • Reduce la tensión arterial.
  • Ayuda a tratar la enfermedad de Raynaud, caracterizada por presentar problemas circulatorios en las extremidades.
  • Impide la caída del cabello pues fomenta la circulación de la sangre hacia el folículo piloso.
  • Mejora el aspecto y salud de las uñas.
  • Para la mujer, para combatir la infertilidad, el SPM y proteger el embarazo.
  • Si eres mujer y sufres de muchos síntomas del síndrome premenstrual el aceite de onagra los reducirá y aliviará el malestar asociado a la hinchazón, dolor en las mamas y el vientre y los cambios de humor. Si estás en la menopausia el aceite de onagra aliviará los sofocos, las nauseas y demás molestias asociadas. Si sufres de quistes en los ovarios o endometriosis, el aceite de onagra los disolverá o reducirá su tamaña de forma natural. Este aceite también aumenta la fertilidad ayudando a las mujeres a combatir la infertilidad y asegurando un embarazo sin riesgos para ella ni para el bebé.
  • Es un protector gástrico, previene la acción irritante de algunas sustancias sobre el tracto digestivo.
  • Fortalece los lifoncitos T, los cuales nos protegen contra múltiples enfermedades bacterianas, virales y crónicas como la esclerosis múltiple.
  • Es diurético y digestivo por lo que regula las secreciones y excreciones corporales.
  • Para el acné: Controla los niveles de grasa en la piel, esto ayuda a combatir el acné y la piel grasa y brillante.
  • Si eres diabético el aceite potenciará los efectos de la insulina. Si no lo eres acelerará la metabolización de los azúcares impidiendo que estos se transformen en grasa, de esta forma el aceite de onagra te ayuda a adelgazar y perder peso.
  • Es vasodilatador, impide la formación de trombos, es antialérgico y regula los problemas de comportamiento en niños hiperactivos.
  • Alivia los padecimientos de la próstata en los hombres.
  • Debido a que los riñones requieren de ácidos graso esenciales, el aceite de onagra repone esas reservas ayudando a mantener los riñones saludables y a enfrentar enfermedades renales.

Para la piel:

  • Elimina la inflamación de los poros ocasionada por el acné y controla la acumulación de grasa.
  • Combate los síntomas de la Psoriasis debido a su efecto antiinflamatorio.
  • Hidrata la piel evitando la resequedad, esto reduce el picor asociado a los eccemas.
  • Mantiene hidratada la piel debido a su alto contenido en Omega 6, un ácido graso conocido por su capacidad para retener la humedad en la piel.

Para el cabello

Hidrata y nutre el cabello, impide su caída y fomenta el crecimiento de pelo nuevo, brindándonos es frondosidad que tanto deseamos.

¿Cómo tomarla?

Para regular el ciclo menstrual, para quedar embarazada y para reducir quistes se recomienda:

Tomar aceite de onagra en forma de capsulas durante varios meses. La dosis es de 5g a 6g diarios durante 6 meses o hasta que note una mejoría estable.

Para problemas de la piel

Consumir de 2 a 6 g de aceite de onagra en capsulas durante 8 o 12 semanas.

Para el cabello

Agregue aceite de onagra a su enjuague habitual o utilícelos como mascarilla para el pelo durante 20 minutos antes de lavarlo como acostumbra.

Para enfermedades crónicas y digestivas

Es recomendable consumir 3 g diarios por 6 meses o hasta notar una mejoría estable. Esto alivia enfermedades como artritis, EPOC, gastritis, esclerosis múltiple y alergias.

Líquido

Las dosis recomendadas son similares, en su forma líquida se puede emplear para el cabello o para los problemas de la piel como eccemas o psoriasis.

Es recomendable tomar las cápsulas con los alimentos, especialmente frutas y frutos secos.

Efectos secundarios

Cuando iniciamos un tratamiento con este aceite podemos experimentar dolores de cabeza leves y problemas estomacales.

No se recomienda su uso en personas que estén medicadas para trastornos mentales pues el aceite de onagra interactúa de forma negativa con ellos ocasionando reacciones adversas.

Las personas alérgicas a las plantas onagráceas, al ácido gamalinolénico y otros componentes del aceite no deben consumirlo.

Si se presenta dermatitis por contacto debe suspender su uso. También si sufre de epilepsia

La naturaleza cuenta en su haber con una gran cantidad de plantas medicinales que compiten con aquellos medicamentos fabricados en los laboratorios. Esto no quiere decir que debamos abandonar una receta médica por una enteramente natural, sino que podemos potenciar el efecto de los medicamentos con sustancias naturales.

Dejar respuesta